NUEVO LICENCIADO EN TEOLOGÍA PASTORAL

Avelino Bouzón Gallego

Archivero de la catedral de Tui

 

En la tarde radiante del 20 de octubre del presente año, el Rvdo. D. Juan Luis Martínez Diz ha conseguido el título de licenciado en Teología Pastoral en el Centro Regional de Braga, asociado a la Universidad Católica Portuguesa (UCP). Don Juan Luis es natural de Randufe (Tui), y hace menos de un año fue nombrado párroco de las tres feligresías siguientes: San Salvador y Santo Estevo de Budiño y San Mamede de Guillarei.

Eran las 15,05 horas en Portugal (16,05 horas en España) cuando en el enorme edificio que ocupa la Facultad de Teología, sita en la “Rúa Margarida” de la ciudad de Braga, el candidato a licenciado presentó su disertación sobre “San Martín de Dumio. Una Pastoral Actual” ante el tribunal formado por el presidente D. José de Silva Lima, profesor de Teología Pastoral, el censor D. José Marques, profesor de Historia, y el orientador D. José Paulo Leite Abreu, profesor de Teología y Deán de la sede metropolitana de Braga. Asistieron al acto de la disertación académica D. Manuel Joaquín de Santiago González, D. Carlos Carrasco Guerrero, D. Manuel Bodes García, D. Avelino Bouzón Gallego y algunos seglares.

 

Tribunal, de izquierda a derecha, los profesores: José Puaulo Leite, José de Silva y José Marques

Tribunal de profesores, de izquierda a derecha: José Paulo Leite, José de Silva y José Marques.

Antes de iniciar la exposición de su trabajo escrito, el ponente saludó al tribunal y a todos los asistentes, e inmediatamente indicó que la iniciativa de la realización de sus estudios en la UCP había partido del obispo D. Luis Quinteiro Fiuza, quien en una entrevista por motivos nada académicos le sugirió que estudiase Pastoral en “el país vecino”, es decir, Portugal.

A continuación, D. Juan Luis manifestó que la elección de San Martín de Dumio, un obispo “olvidado” del siglo VI, como trabajo de licenciatura, “fue simplemente por obediencia”. Añadió el ponente: “Cuando fui a exponer a D. Luis [obispo de Tui-Vigo] que había terminado las asignaturas finales y que debía elegir un tema para el trabajo final, no lo dudó: ‘yo te diría que lo hagas sobre San Martín de Dumio’”.

Después de la introducción, el candidato explicó el contenido de los cuatro capítulos en los que ha estructurado la tesina. La primera parte trata del “Contexto histórico”, donde analiza la situación de la “Gallaecia Romana” y el reino de los suevos tal como lo encontró San Martín el Dumiense: “un reino agónico y dividido”.

En el segundo capítulo desarrolla la “Biografía de San Martín de Dumio”, un panonio con excelente formación cultural, consagrado obispo en abril de 556 (aunque los historiadores no concuerdan en la datación) y que en 570 fue nombrado arzobispo de Braga. Falleció el 20 de marzo del año 579, y su fiesta se celebra en la diócesis bracarense el 22 de octubre.

El tercer capítulo lleva por título “Corpus Martiniano”, es el más extenso. En él analiza sus escritos, dedicando especial atención a “De correctione rusticorum”, la obra más importante y extensa. D. Juan Luis destaca la originalidad y unicidad de los escritos del Dumiense, así como la gran variedad de temas que trata y lo asequible de su estilo, sencillo y compendioso.

El “Oficio Pastoral” se explica en el cuarto y último capítulo. Según el candidato, “el más esperado”. En este apartado testimonia que la pastoral de San Martín es “encarnada, no de despacho”, y cita el canon primero del Concilio II de Braga (junio de 572), presidido por el santo arzobispo: “Plugo a los obispos y convino que recorriendo cada una de las iglesias de su diócesis, primeramente examinen a los clérigos acerca de la forma que tienen de bautizar y de celebrar la Misa y de cómo ejercen cualquier otro oficio en la iglesia […]; otro día, reunidos los feligreses de la propia Iglesia, enséñenles a huir de los errores de los ídolos y de las diversas culpas graves, esto es, de los homicidios, adulterios, perjurios, falso testimonio y demás pecados mortales, y lo que no quieran que se les haga, no lo hagan ellos a otros”. El candidato a licenciado finalizó su disertación con estas palabras: “Su pastoral [la de San Martín de Dumio] fue una acción pensada, meditada, rezada, reflexionada sinodalmente y asumida por él mismo y los demás colaboradores”.

 

Tras la disertación: Juan Luis, los profesores José Paulo Leite, José Marques y José de Silva

Tras la disertación: Juan Luis, los profesores José Paulo Leite, José Marques y José de Silva

Advierte el disertador que no le parece apropiado calificar a San Martín de Dumio como “Apóstol de los Suevos”, pues sus orientaciones pastorales y el contenido de sus escritos a la vez que tienen la intención concreta de iluminar la realidad más cercana, también reflejan una dimensión más bien católica, dirigiéndose a los obispos, a los monjes, a los reyes y a las personas rústicas, sin excluir a nadie. Por eso, el ponente considera que es más válido el título genérico de “Apóstol de la Gallaecia del siglo VI”.

Al cronista le ha satisfecho particularmente que D. Juan Luis haya mencionado a fray Rosendo Salvado, aludiendo a la celebración del II Centenario de su Nacimiento en 2014, para establecer un paralelismo con el Dumiense. Lo expresa de este modo: “Todos los grandes evangelizadores han sido al mismo tiempo grandes humanistas, preocupados por las condiciones de vida y potenciadores de las realidades temporales”. Es decir, el arzobispo de Braga, en el siglo VI, y el obispo Salvado, abad de Nueva Nursia (Australia), en la segunda mitad del siglo XIX, desarrollaron respectivamente una evangelización integral que comprendía la promoción humana y social, a la vez que el progreso de la calidad de vida interior, moral y espiritual.

Seguidamente el presidente del tribunal dio la palabra al Dr. D. José Marques, ilustre profesor, natural de Melgaço, y muy apreciado amigo del autor de esta crónica. El profesor Marques valoró muy positivamente el trabajo de la tesina, advirtiendo que la temática era demasiado extensa, a la vez que aportó un buen número de sugerencias precisas sobre datación, la división parroquial que ilustró con la copia de un mapa y el orden de las citas probatorias.

Por último, el profesor orientador, Dr. D. José Paulo Leite, resaltó el equilibrio conseguido por el alumno entre los dos brazos del trabajo, el brazo histórico y el pastoral; si bien, aludiendo a las indicaciones del profesor Marques, señaló que podría haberse ampliado un poco más la parte histórica para lograr un mayor equilibrio. Finalizó diciendo que, aunque perfeccionable, es un trabajo fantástico con un aparato crítico muy estimable.

Tras un caluroso aplauso, el tribunal se retiró a deliberar. Después de unos momentos de expectación, el presidente comunicó que la calificación final era de 17 puntos sobre un total de 20. La sesión académica de la tarde otoñal concluyó con felicitaciones reiteradas al nuevo licenciado en Teología Pastoral, especializado y capacitado para transmitir la innovadora obra de evangelización llevada a cabo por San Martín de Dumio, Apóstol de la Gallaecia en el siglo VI.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: