VIRGEN DEL CAMINO

Virgen de la Leche

Avelino Bouzón Gallego

Canónigo archivero de la catedral de Tui

 

La representación de la Virgen de la Leche, la Virgen madre lactante, aparece en la plenitud del gótico, hacia finales del siglo XV. La Madre que gustosamente asentada en un sencillo trono da el pecho a su Hijo entre delicadas muestras de ternura, abandona los rasgos netamente góticos y pasa a ser la Virgen “galactotrofusa” y renacentista, plena y efectiva. La imagen de la Virgen del Camino, tallada en granito policromado, da de mamar a su Hijo ofreciéndole el pecho izquierdo, mientras que su mano derecha sostiene una fruta (una pera o una manzana), detalle alegórico que se opone a la manzana del paraíso terrenal, símbolo de la tentación de Eva.

Virgen del Camino de Rebordáns

Virgen del Camino de Rebordáns

 

Desde el comienzo del cristianismo ha habido una especial devoción a las Vírgenes de la Leche o a la misma Leche de la Virgen. Incluso existía el rito de dar a los neófitos, o sea a los recién bautizados, leche con miel. A esto se le daba el nombre de “Leche de la Virgen”. Es la explicación que hay que dar a las reliquias conocidas bajo el nombre de “Leche de la Virgen o de la Madre de Dios” (cf. Arca Santa de Oviedo).

El pueblo cristiano ha tenido siempre una especial predilección por las actitudes maternas en lo religioso y ésta es una de las más significativas y relevantes. A partir de los siglos XV y XVI este tipo de devociones se ha popularizado. Inicialmente aparecen las imágenes de la Virgen de pie, dando el pecho a su Hijo. Son una variante de la Virgen “hodegetria” bizantina con detalles de “eleusa” o “eleousa”, es decir las caricias de la Madre al Hijo o del Hijo a la Madre (“Vírgenes Eleusas”), cuyo momento más trascendente de ternura es el acto maternal de amamantar al hijo.

FOTO 3

El tema de la Virgen Lactante excitó poderosamente la atención piadosa de los fieles y la inventiva de los artistas que la rodearon de gran suntuosidad. La escena muestra la estrecha relación que existe entre ambos, el fuerte vínculo que los une como madre e hijo, y que se denomina teológicamente “Theotokos” (condición de María como madre de Dios). La función de esta composición es presentar a los fieles a María como madre de todos los cristianos, identificada con la Iglesia. Se representa de este modo la plenitud del amor entre Dios y el hombre, un amor cuya culminación sólo se puede alcanzar en el seno de la Iglesia, uno de cuyos atributos es “Madre”.

Este tipo de imágenes, “hodegetria” y “eleusa”, son la síntesis de dos corrientes artísticas. Por un lado las Vírgenes de la Leche orientales y por otro la actitud de las Vírgenes matronas flamencas “que nos muestran unas esculturas muy opulentas con ropajes ampulosos y abultados, con las violentas angulaciones típicas de la escultura hispano-flamenca” (F. J. Mogollón).

No entramos en la consideración de las representaciones de las Vírgenes románicas del siglo XII que presentan a la Madre sentada, en actitud frontal, mostrando al Niño en sus brazos. Las típicas Vírgenes de Majestad, derivadas de la “Teótocos” (Theotokos) bizantina, se imponen durante el románico y son monumentos de teología, arte e historia.

Debemos de situarnos en el gótico, cuando aparece una Virgen más humanizada, más esbelta y en consecuencia, más acorde con el nuevo gusto por una mayor verticalidad y elevación. Sin negar la influencia de unos estilos en otros, será con el gótico cuando comienza a gestarse el camino hacia las Vírgenes de la Leche.

FOTO 1

De este estilo y características es la hermosa y entrañable imagen de la Virgen del Camino, talla de muy avanzado el siglo XV, con ademán de amor a la vida que orienta a un nuevo “renacer” y pasa directamente a la veneración de la maternidad, de tal manera que las madres que se sacrifican por sus hijos transforman su ciudad y su comarca. De ahí que la Virgen de la Leche o de la Buena Lecha sea venerada como patrono de los matrimonios que desean tener hijos. Como ya se dijo antes, la figura de María más humanizada, consecuencia de representarse más madre, posiblemente derive de la Virgen “hodegetria” del arte bizantino, pues la palabra griega “odighitria” significa “la que enseña el camino”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: