SAN MIGUEL DE PEREIRAS (Porriño)

Avelino Bouzón Gallego. Canónigo archivero de la catedral de Tui

La parroquia de San Miguel de Pereiras es muy antigua, pues en un documento de monasterio de Melón del 25 de junio de 1174 se dice que “Don Mendo, a súa muller dona Urraca e os seus fillos Pedro, Xoán, Velasco e dona Maior, doan o mosteiro de Santa María de Melón a herdade de Pereiras”.

A mediados del siglo XIII esta parroquia era conocida con el nombre latino de Perais; los documentos de esa época dicen que está ubicada en la Louriña. En 1852 contaba con 80 vecinos, añadiendo el historiador Francisco Ávila y la Cueva “que corresponden por lo contencioso al juez de San Antoíño [Louredo], y por lo político y gobernativo a la Justicia del Porriño”. El mismo autor afirma que “el Beneficio con Cura es de presentación del conde de Maceda como poseedor de la casa y coto de San Antoíño, y el sin Cura es de patronato Real y ordinario”. Lo cual significa que los párrocos para regir la feligresía los proponía el conde de Maceda que ejercía su jurisdicción desde el pazo de San Antoíño. El pazo aún conserva el blasón familiar con las armas de los Lanzós y Tabodada; el actual poseedor es el redondelano D. Alfredo Lorenzo Otero, casado con Da. María José Zarandón Vidal.

En una carta dirigida al obispo D. Juan García Benito, expedida en Torneiros el 12 de marzo de 1816 y firmada por Matías Iglesias Lago (este sacerdote, en 1806, era párroco de Santiago de Pontellas) dice que, hallándose vacante de cura la parroquia de San Miguel y su anejo la de Sanguiñeda, le hace ver al Conde de Maceda la ventaja de erigir el anejo en parroquia independiente. La desmembración de Santa María de Sanguiñeda se efectuó en 1904.

Todo el valle de la Louriña y, más concretamente la feligresía de Pereiras, sufrió la invasión de los portugueses en el siglo XVII, así como la de los franceses en el XIX. El 28 de octubre de 1665, las tropas portuguesas cruzaron el río Miño por Goián, arrasaron el valle de O Rosal y poco después llegaron a Porriño, donde robaron y saquearon todo cuanto hallaron, terminando por incendiar la villa.

Sobre esta devastación que los portugueses llevaron a cabo, denominada por ellos guerra de la independencia (1640-1668), trata el libro primero de bautizados, casados y difuntos de la parroquia de San Miguel Pereiras, en que se lee: “después de la quema que hizo el enemigo portugués en este balle, saqueó quanto tenía esta iglesia asta el Relicario con el Santísimo Sacramento, y quemó las casas y paxales iglesarios de ella; en seis días del mes de noviembre de mil e seiscientos sesenta y cinco, viernes a la tarde, y llebó  los libros pertenecientes a la hacienda de dicha iglesia, porque los abades subcesores tengan cuidado de apear y enbenterear los que pertenecen a la iglesia, lumbre y misas anales, y para perpetua Rey memoria, lo firmo de mi nombre en Pereiras, postrero de henero de 1666. Joan Pereyra Araújo”.

En estos datos históricos sobre Peireiras hay que reseñar el incendio que sufrió el templo parroquial el 14 de abril de 1985. Todo indica que fue intencionado, pues la puerta de la iglesia se halló destrozada. También cabe destacar la advocación de los Santos Reyes Magos, cuya capilla desapareció a mediados del siglo XIX y estaba situada, muy probablemente, donde hoy se encuentra el crucero de Belén. Por último, señalar que hasta 1884 la fiesta del patrono, San Miguel Arcángel, se celebraba el 8 de mayo, y que a partir de entonces se trasladó al 29 de septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: