ANIVERSARIO DE LA DEDICACIÓN DE LA CATEDRAL DE TUI

Todos los años se conmemora el 1 de diciembre la dedicación o consagración de la catedral tudense, equivalente a su inauguración. Sin embargo, el día exacto de la consagración fue el 30 de noviembre de la 1225, fiesta de San Andrés. El obispo Esteban Egea presidió la liturgia de la consagración; de cuyo evento se cumplen 789 años. El mismo obispo Egea dejó establecido que la conmemoración anual de la dedicación se celebrase el primero de diciembre, pues el calendario litúrgico dedica el 30 de noviembre, en toda la iglesia universal, al apóstol martirizado en la cruz en forma de aspa.

Catedral de Tui. Fachada románica.

Catedral de Tui. Fachada románica.

Desde la edad media hasta la reforma litúrgica llevada adelante por el concilio Vaticano II, la dedicación de un templo importante, como es la catedral de Tui, se realizaba una vez terminado el edificio siguiendo unas ceremonias complejas y ostentosas que comprendían diversas partes. Se destacan algunos de los pasos más significativos. Primeramente tenían lugar los ritos de purificación: el obispo y el clero hacían la aspersión del exterior de la iglesia con agua bendecida, dando dos vueltas. Al final de la segunda vuelta, el obispo llamaba a la puerta de la iglesia y esta no se abría. Entonces daba una tercera vuelta aspergiendo y, al final, accedía al interior con el clero. Estas bendiciones se hacían con agua gregoriana, o sea, agua bendita mezclada con vino, sal y ceniza. Después se entonaba el “Veni Creator” y las letanías de los santos, mientras sobre el pavimento de la nave central se hacía una cruz en aspa con ceniza, escribiéndose sobre ella el alfabeto en latín y en griego.

Otro paso consistía en marcar cinco cruces sobre el altar principal, se aspergía rodeándolo cinco veces, y seguidamente se hacía el traslado procesional con el pueblo de las reliquias que se colocaban en un pequeño sepulcro debajo del altar, o en una oquedad sobre el mismo. Continuaba el obispo con la crismación de los muros del templo sobre doce cruces: eran ungidas, incensadas y ante ellas se encendía una vela. En la catedral de Tui, no hace más de un lustro, aún se podían ver debajo de las cruces algunos apliques que sostenían las velas.

Después se procedía a la vestición del altar y seguidamente comenzaba la misa que podía ser celebrada por un presbítero, estando presente el obispo. Con la celebración de la eucaristía se manifiesta el fin principal de la edificación de la iglesia y de la erección del altar. La eucaristía consagra el altar y el lugar de la celebración, tal como los padres antiguos afirman repetidamente: “Este altar es admirable porque por naturaleza es una piedra, pero se convierte en santo después de que ha sostenido el cuerpo de Cristo” (san Juan Crisóstomo).

Catedral de Tui. Pórtico de la fachada principal y torre del claustro.

Catedral de Tui. Pórtico de la fachada principal y torre del claustro.

Estos no son todos los pasos rituales que se siguieron en la consagración de la catedral de Tui el 30 de noviembre de 1225, pero sí el resumen de las principales rúbricas que se observaban en la dedicación de las iglesias hasta la segunda mitad del siglo XX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: