TRICENTENARIO DE LA CONSTRUCCIÓN DE LOS ÓRGANOS DE LA CATEDRAL DE TUI

Avelino Bouzón Gallego

Canónigo Archivero de la catedral de Tui

En este año de 2014 los dos órganos de la catedral tudense cumplen tres siglos. Fue en 1714, el 6 de junio, cuando el organero palentino Antonio del Pino Velasco ajustó con el cabildo la parte instrumental en 36000 reales de vellón, mientras que el contrato de las cajas lo firmaron los canónigos Benito de Araújo y Manuel Freire con el escultor Domingo Rodríguez de Pazo González, vecino de Fornelos de la Ribera (Salvaterra de Miño), el 28 de septiembre del mismo año. En las condiciones del convenio, se dice que las dos cajas han de adaptarse a las medidas que le proporcionó el organero, y las tendrá que finalizar en el plazo de dieciséis meses, “pagándole la fábrica por ellas 1500 ducados, conforme las fuere fabricando”, así reza en el contrato.

El órgano es considerado como el “rey de los instrumentos” de la liturgia y se introdujo en las Iglesia de occidente durante los reinados del Pipino el Breve y de su hijo Carlomagno, es decir, con el renacimiento carolingio, siglos VIII y IX. Los órganos tubulares o clásicos son parte notable del patrimonio cultural de la Iglesia. Los hay de gran calidad y ejemplares muy relevantes, así como preciosas cajas o muebles, auténticas joyas. El mueble del órgano de Tui constituye ciertamente una de las obras maestras del barroco. En realidad, se trata de dos órganos. El del lado de la epístola se restauró a finales del siglo XX, mientras que el del lado norte permanece mudo, esperando que algún mecenas se interese por su recuperación, pues las posibilidades económicas de la fábrica del templo y de la diócesis son insuficientes.

Foto de Ana Santervás

Foto de Ana Santervás

Con el paso de los años, los órganos de la catedral de Tui, como los de las demás catedrales, se ven afectados por graves degradaciones causadas por las lechuzas, ratones y xilófagos que deterioran los tubos y el mueble. Por otra parte, la humedad es otro de los principales enemigos del “secreto”, de los fuelles y portavientos, elementos fundamentales del instrumento, requiriendo una vigilancia continua de los cambios bruscos de temperatura. La falta de organistas, provocada por la crisis musical, junto con la incuria y la crudeza del tiempo, así como los atropellos producidos por algunos seudo-organeros han producido una degradación progresiva de estos instrumentos.

La primera restauración de los órganos tudenses tuvo lugar en 1754, bajo la dirección del organero Juan Francisco de Toledo, natural de Palencia, que cobró 300 ducados por su trabajo. No parece que haya realizado una restauración perfecta, al menos en el órgano del lado de la epístola, porque en 1780 se encargó su rehabilitación al francés Lorenzo Monterroso, al que se le pagaron 8500 reales. Como el restaurador no realizó el trabajo en el plazo fijado, el 21 de agosto del mismo año, se adjudicó el arreglo a Melchor González Maldonado, vecino de Santiago de Compostela.

Todavía ha habido más restauraciones, antes del traslado de la sillería del coro al presbiterio, en abril de 1958, cuando se planteó el despiece parcial de la caja del lado de la epístola, y se retiró su entramado instrumental para la consolidación de los pilares y bóvedas inmediatas a los órganos. En julio de 1960 se proyectó la restauración de dicha caja, contando con el tallista compostelano Francisco del Río. No debió transcurrir mucho tiempo entre el arreglo de la caja de la epístola y la del evangelio, pues ambas fueron restauradas en una misma campaña. En el pliego de condiciones del proyecto de 1960 se dice que “la restauración quedará entonada y noble, utilizándose donde sea posible los fragmentos de tallas originales del antiguo coro que enlazaba con estos órganos”.

La última recuperación data de 1993, fue hecha por el restaurador Ignacio Márquez y el organero alemán, afincado en Barcelona, Gerhard Grenzig, iniciándose el 20 de octubre de 1995. Se ejecutó la reposición de las cajas de ambos órganos, pero solo se renovó la parte instrumental del órgano de la epístola. Según el beneficiado D. Camilo Paz Valverde, ilustre musicólogo, se cambiaron diversos registros y se reemplazó el teclado íntegramente. Añade D. Joaquín Estévez, el canónigo organista actual, que la restauración llevada a cabo en el mencionado órgano permite interpretar un repertorio más amplio que el primitivo, aumentando sus posibilidades interpretativas con el uso de la pedalera completa y el mayor número de registros con respeto al primitivo.

Foto de Ana Santervás

Foto de Ana Santervás

Las cajas de los órganos, asentadas sobre sendos balcones, se componen de un banco partido en dos, con una parte plana y otra avanzada y voladiza, un cuerpo de grandes proporciones y el remate. En medio de la predela inferior del mueble del evangelio se inserta la imagen del san Pedro; en la cornisa sobre el mismo se halla un medallón elíptico con el relieve de una joven sentada al órgano, acompañada de un amorcillo que toca otro instrumento. En la predela de la caja de la epístola, también destaca un medallón con otra alegoría de la música: una figura femenina tocando un arpa, bajo un dosel descorrido por dos angelotes.

Sobre el cuerpo superior a las predelas se abren huecos para la tubería, que está agrupada en siete castillos delimitados por molduras, y se insertan cinco series de trompetas colocadas en posición de artillería. A continuación se sitúa un destacado entablamento, compuesto por tramos curvos y otros en vértice, en cuyo centro un ángel despliega una filacteria. El coronamiento se compone de dos torres laterales cilíndricas con tubos en todo su perímetro, y un pedestal central que remate en dos figuras ecuestres: la de Santiago matamoros en la caja de la epístola y la de san Telmo a caballo, vestido de canónigo, en la del evangelio. La decoración ornamental se completa con sartas de frutas, festones, grutescos, mascarones de aborígenes amerindios, pintados en las lengüetas de algunos tubos, y representaciones de moros, amorcillos cantores, cabezas de querubines y harpías.

Foto de Ana Santervás

Foto de Ana Santervás

Estos órganos tuvieron su época de gloria desde el siglo XVIII hasta 1925, año en el que dejó de existir la orquesta de la catedral. Tenía que resultar indescriptible la solemnidad de una celebración litúrgica cuyas partes musicales eran interpretadas armónicamente por la orquesta y la sonoridad de los dos órganos. En efecto, su apogeo empezó a declinar ya antes de 1925, cuando el cabildo por falta de medios suprimió la orquesta catedralicia, desapareciendo con ella la capilla de música, la orquesta de chirimías, etc. En esa época era maestro de capilla Manuel Martínez Posse, “maestro de los grandes maestros de Tui”, que compuso composiciones muy populares como el “Himno a San Telmo” y el comúnmente llamado “Himno del Seminario”. Al morir este maestro en 1935, se produjo otro breve periodo de decadencia musical, que superó el organista y compositor D. Antonio Uriz Susperregui, pero sobre todo el maestro de capilla D. Servando Bugarín, quien con tesón y enorme paciencia, hacia 1945, logró crear en Tui la coral polifónica “Padre Salvado”, que tuvo actuaciones destacadas en Madrid con la Orquesta Sinfónica Nacional, y en Lisboa y Oporto con la Nacional Portuguesa.

Con la muerte de D. Servando en 1964, la polifónica “Padre Salvado” se desintegró, pero como el que siembra siempre recoge, tras ocho años de incertidumbre, D. Agustín Sobral logró agrupar a los disgregados y, con nuevos valores y gran brío, en 1972 puso en marcha la “Coral de la Santa Iglesia Catedral de Tui”. Fue en ese año, en las fiestas de San Telmo, cuando inició su andadura hasta nuestros días, cosechando numerosos éxitos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: