LOS PARIENTES PAMPLONESES DEL OBISPO SALVADO

Era el 2 de septiembre de 2013, lunes, a las 17,45 horas, salía de la catedral de Tui para despedir a D. José Paz (sacerdote santiagués de la OCSA residente en Miami) y a su hermano Adolfo. Un caballero, por sorpresa, me preguntó: “¿Cuál es la parroquia del Sagrario de Tui?”. Añadió que venía de Pamplona y deseaba buscar la partida de bautismo de su madre, nacida en Tui y emparentada con el P. Salvado. Inmediatamente, despedí a D. José Paz y a su hermano Adolfo, prometiéndonos comunicar por teléfono.

Reanudo el trato con el señor, buen conversador, que abre un pequeño block y me pregunta: “¿Es ud. D. Agustín?”. No, le respondo. “¿D. Antonio Matías?”. No. “¿D. Avelino?”. Sí, ese soy yo. Por fin se presentó: “Jesús Iragui Aguinaga, hijo de Carmiña Aguinaga Viliato, y mi señora Conchita. He leído sus artículos sobre el P. Salvado en Internet; he visto la foto de Gloria Adelino Domínguez señalando la habitación en la que nació el obispo Rosendo Salvado, y pienso que en esa habitación probablemente nació también mi madre”. Se me encendió una luz en la mente y con ella una nueva vía de investigación para actualizar la luminosa figura del ilustre tudense, cuando se aproxima el cumplimiento del bicentenario de su nacimiento.

 Jesús y su esposa Conchita. (Entrade la iglesia de S. Francisco. Tui)

Jesús y su esposa Conchita. (Entrade la iglesia de S. Francisco. Tui)

Recuperado de la sorpresa, les dije a Jesús y Conchita: “¡Cómo! ¿Ustedes son los parientes del P. Salvado que de Tui se trasladaron a Pamplona, de los que en repetidas veces me ha hablado Daniel Alonso, también emparentado con el obispo misionero en Australia?”.

Nos dirigimos a los Archivos catedralicios. Las vistas del río Miño y las verdes riberas de España y Portugal les causaron gran admiración. Hablamos mucho y precipitadamente del P. Salvado (el tiempo apremiaba), de la bisabuela de la madre de Jesús que era hermana del obispo (él es sobrino tataranieto). Les mostré la biografía escrita por Santiago Rodríguez que estaba sobre la mesa de la sala capitular; después les hice ver las composiciones musicales y las “Memorias históricas sobre la Australia” escritas por el P. Salvado, etc. El tono emocional y de empatía fue creciendo de tal forma que Jesús me invitó a ir a Nueva Nursia para concer in situ lo realizado por su pariente. Les obsequié con la revista del Archivo (el núm. 9), y me pidieron que escribiese una dedicatoria. Nos despedimos hasta el día siguiente.

Día 3, a las 11,40, previa llamada telefóncia, nos encontramos en la Corredera, ante la estatuta del P. Salvado. Hicimos varias fotos. Luego nos dirigimos a la iglesia de S. Francisco, consultamos los libros bautismales, servidos por el vicario parroquial D. Santiago Freire Comesaña. Encontramos las partidas de los 9 hijos que tuvieron sus abuelos Francisco Aguinaga y María del Carmen de los Ángeles Viliato. Jesús se llevó una copia de la partida bautismal de su madre; por otra parte mostró vivo interés en localizar el baptisterio donde había sido cristianizada. Aunque no se conserva la pila, hizo varias fotos del lugar de ubicación en tiempos pasados (ángulo derecho al pie del templo). Después de las fotos de Conchita y Jesús ante la puerta principal de iglesia de S. Francisco, nos despedimos con el compromiso de comunicarnos e intercambiarnos información. Eran las 12,45.

 Ángel Agustín Barros, su esposa María Antonia Lomba, nieta Martina;  Jesús y su esposa Conchita (Plaza de la Inmaculada. Tui).

Ángel Agustín Barros, su esposa María Antonia Lomba, nieta Martina; Jesús y su esposa Conchita (Plaza de la Inmaculada. Tui).

El 22 de septiembre recibí un correo electrónico de Jesús y Conchita con los datos siguientes: Francisco Aguinaga Galarza, nuestro abuelo, nació el día 17 de septiembre de 1881 en el pueblo de Etxarri-Aranaz, en Navarra. Estudió magisterio en Zaragoza. Teniendo 22 o 23 años, es decir, en 1903 o 1904 (de momento no hemos podido precisar más la fecha), marchó a Tuy como tutor y administrador de la familia de Pamplona De la Cuadra Salcedo […], llegó también a trabajar en una notaría y a dar clases […].

Se casó seguramente en 1907 con nuestra abuela María Carmen de los Ángeles Viliato Comesaña (hija de Manuel Viliato Valladares y de Dorotea Comesaña Salvado), que había nacido en Tuy el día 25 de noviembre de 1888. Tuvieron 9 hijos, todos ellos nacidos y bautizados en Tuy (como vimos en los registros de la Parroquia de San Francisco) […].

 María Viliato Comesaña y Francisco Aguinaga Galarza (1910). Abuelos de Jesús.

María Viliato Comesaña y Francisco Aguinaga Galarza (1910). Abuelos de Jesús.

Al siguiente año de nacer Martina, es decir, en 1924, a los 36 años de edad, nuestra abuela María Viliato falleció en Tuy. En nuestra familia siempre se ha dicho que a consecuencia de una hidropesía. Al año siguiente [1925] nuestro abuelo Francisco, con sus 9 hijos, regresó a Navarra, instalándose en Pamplona con todos ellos en un piso de la calle del Carmen, el mismo en el que todavía hoy vive nuestra tía Martina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: