ANIVERSARIO DE LA DEDICACIÓN DE LA CATEDRAL Y EL P. SALVADO

Ante la perspectiva del bicentenario del nacimiento del fundador de Nueva Nursia (Australia)

Avelino Bouzón Gallego, canónigo archivero

            El 30 de noviembre la catedral tudense cumple 788 años de la dedicación, equivalente a la inauguración. Corría el 1225 cuando, en el día otoñal que se celebra la fiesta de San Andrés, el obispo Esteban Egea presidió la liturgia de la consagración. El mismo prelado mandó perpetuar la celebración anual el primero de diciembre, ya que no era procedente hacer la conmemoración el día en que se festeja al apóstol que murió en la cruz en forma de aspa. Sin embargo, como este año el día de la fiesta coincide en domingo, se traslada al lunes, día 2 de diciembre, la misa de la dedicación que presidirá a las 12 horas el obispo de la diócesis, monseñor Luis Quinteiro Fiuza.

Catedral de Tui. Fachada sur. Claustro y palacio episcopal.

Catedral de Tui. Fachada sur. Claustro y palacio episcopal.

            En esta ocasión coincide la efeméride con la preparación de los actos conmemorativos del bicentenario del nacimiento del monje benedictino (1 de marzo de 1814) que evangelizó a los aborígenes australianos y para ellos fundó la ciudad de Nueva Nursia. El universal tudense estuvo siempre muy vinculado al templo catedralicio, pues en él fue bautizado, y en su epistolario y visitas no dejaba de recordar la catedral.

Según consta en el libro 17 de bautizados de la parroquia de la Santa Iglesia Catedral de Tui que principia en 10 de octubre de 1800 (f. 329) “En el día dos del mes de marzo, año mil ochocientos catorce, yo, D. Juan Francisco Piñeiro, cura-párroco de esta santa Iglesia catedral de la ciudad de Túy, en ella solemnemente bauticé a un niño que nació en el día antecedente, a quien le puse por nombre Lucas Josef Rosendo, hijo legítimo de D. Pedro Salvado y de María Francisca Rotea […]”. En la nota al margen dice: ”Obispo de Puerto Victoria en la Australia”.

“Monsig. Salvado vescovo de P. Vittoria in cerca dei salvagginei Boschi dell’Australia Occidentale”

“Monsig. Salvado vescovo de P. Vittoria in cerca dei salvagginei Boschi dell’Australia Occidentale”

El matrimonio formado por Pedro Bernardo Salvado y María Francisca Rotea tuvieron siete hijos: María Victoria, bautizada el 24 de abril de 1799, casada con D. Manuel Troncoso; María Ramona Juliana del Carmen, bautizada el 9 de enero de 1801, casada con D. José Agustín Comesaña, falleció el 30 de septiembre de 1872; Pedro Pablo Francisco, bautizado el 25 de enero de 1803, fue presbítero-capellán de la Santa Iglesia Catedral, falleció en la casa de Riomolinos el 13 de junio de 1859; Domingo Agustín del Carmen, bautizado el 20 de diciembre de 1804, presbítero; Tomás Victorio, bautizado el 7 de marzo de 1807, falleció infante; Miguel de los Santos, bautizado el 6 de julio de 1811, fue monje benedictino y estuvo con su hermano en Australia (1869-79), falleció en A Guarda el 17 de abril de 1894 siendo capellán de las monjas benedictinas de aquella villa; Lucas José Rosendo, obispo de Puerto Victoria en Australia, falleció en Roma el 29 de diciembre de 1900; Roque María, bautizado el 18 de agosto de 1816, debió fallecer infante.

Conviene resaltar que la música formaba parte de la herencia de Rosendo Salvado y marcará toda su vida. La afición musical se la inculcó indudablemente su padre, que ejercía de salmista en la catedral y durante un tiempo actuó también de sochantre provisional. El 7 de enero de 1846 desembarcó en Perth e inició su aventura evangelizadora en Australia. Regresó a España en septiembre de 1852, visitó su antiguo monasterio de San Martín Piñario (naturalmente sin monjes), y el sábado día 4 llegó a Tui donde fue acogido con gran alegría, lanzándose fuegos artificiales en su honor, a la vez que la banda municipal interpretaba el “Maquieló”, la canción de baile de los aborígenes que él había armonizado y enviado como curiosidad folklórica a sus amigos.

 Foto estereoscópica de Nueva Nursia. En reverso, con caligrafía del P. Santos Salvado (hermano y colaborador in situ del fundador de Nueva Nursia] dice: “Vista de la fachada de la Iglesia”.

Foto estereoscópica de Nueva Nursia. En reverso, con caligrafía del P. Santos Salvado (hermano y colaborador in situ del fundador de Nueva Nursia] dice: “Vista de la fachada de la Iglesia”.

Para preparar este recibimiento se reunió el cabildo de la catedral el 3 de septiembre de 1852 y “acordó –dicen las actas capitulares- que los señores maestrescuela y penitenciario visiten en nombre del Cabildo al Ilmo. Sr. D. Fr. Rosendo Salvado, obispo de Puerto Victoria, que llegará mañana a esta ciudad, de donde es natural, y que se le hagan en la Iglesia los recibimientos y obsequios que están acordados en el extraordinario de 21 de noviembre del año próximo pasado”. Efectivamente, en esa reunión los prebendados habían determinado al detalle todo el protocolo de acogida, sin omitir que “toque el órgano”.

 El obispo Salvado permaneció en su ciudad natal del 4 al 9 de septiembre de 1852. El día 8, fiesta de la Natividad de la Virgen, como había acordado el cabildo celebró misa de pontifical en el templo catedralicio con la solemnidad y esplendidez propias del momento, cuyos pormenores nos transmite el acta capitular correspondiente, indicando que “la madre y demás parientes también han asistido, acomodándose como mejor se pudo en el presbiterio” y que concluida la misa “le recibió el ilustre Ayuntamiento, en el cual existe un retrato que con mucha magnificencia le hizo en el año de 1850”. El autor de este cuadro fue Ricardo Padín, padre de Roberto Eduardo (1886-1979), destacado dibujante y pintor.

Retrato del P. Salvado hecho por R. Padín.

Retrato del P. Salvado hecho por R. Padín.

El eximio misionero aprovechó su estancia en Tui para dar una magnífica conferencia sobre la vida y costumbres de los “salvajes” de Australia, describiendo minuciosamente sus bosques con las diversas especies arbóreas. De allí había de enviar en diciembre de 1885 una caja con simientes de eucalipto, lo que a nivel popular constituyó el hecho más notorio por el que es conocido y quizá también desestimado.

En el verano de 1884 de nuevo visitó Tui, repitiéndose el recibimiento entusiasta y los agasajos de la primera vez, acaso con más brillantez. Se sabe por los Acuerdos Municipales (Sesión ordinaria del 19 de agosto de 1884) que con anterioridad se le había dedicado la calle donde aún hoy se halla la casa en la que nació va a hacer 200 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: