PILAR COMESAÑA, SU PARENTESCO CON EL OBISPO SALVADO

María del Pilar Comesaña Ordóñez (Pilar), nació en Tui el 20 de diciembre de 1932, en la calle de Abajo (rúa Cuenca), frente a la casa solariega del matrimonio Daniel Alonso Bernárdez y Angelita Troncoso Bugarín, los padres de Daniel, Ángel y Angelita. El parentesco de Angelita con el obispo Salvado se explicó en el boletín número 5 (julio último). Pilar reside en Curuxeiras (Rebordáns) en la casa paterna de Julián Solla Rocha, con quien se casó el 6 de marzo de 1954. Enviudó el 22 de diciembre de 2008. Del matrimonio viven los dos hijos, Manuel Ángel y María Begoña; esta, casada con Santiago Villar Prieto, habita en la casa paterna y atiende ejemplarmente a su madre.

Julián y Pilar. Bodas de oro. Curuxeiras, 6 de marzo de 2004.

Julián y Pilar. Bodas de oro. Curuxeiras, 6 de marzo de 2004.


Hablemos de los ancestros. Pilar emparienta con el P. Salvado en quinta generación, igual que Angelita, pero mientras esta entroncaba con Rosa Benita Comesaña Salvado, sobrina del “bispo das barbas”, ella desciende del hermano de Rosa Benita, Ignacio Severo que casó con María Rosa Pino, padres de Carlos Ignacio Victoriano Ceferino José, quien juró y tomó posesión del cargo de Procurador de Tui en septiembre de 1910. Carlos Ignacio se casó con Pilar Bugarín Menayo, de este matrimonio nació el 13 de enero de 1898 Carlos Manuel Comesaña Bugarín, casado el 26 de diciembre de 1928 con Leonisa Carmen Ordóñez Rodríguez, los padres de Pilar.
El abuelo paterno de Pilar, Carlos Ignacio Comesaña Pino, firma varios testimonios a favor de su primo político Rosendo G. Troncoso, administrador de “La Integridad”, que ingresó en la cárcel de Tui el 7 de marzo de 1895 para cumplir una condena de cuatro meses y un día por “injuria a la autoridad” del alcalde en el periódico antes mencionado. En un escrito de apoyo al preso, Carlos se despide de este modo: “O teu primo que muito [sic] che quere. 3-10-95 [1895], a las 6t [de la tarde]”. El 5 de julio de 1895, con 22 años, Carlos estudiaba para procurador en la universidad de Santiago, pues a la firma con que termina su testimonio de apoyo añade “De la facultad de Derecho”.
Le pregunto a Pilar, ¿cómo te enteraste que eras familiar del P. Salvado? Respuesta: “Por mis tíos Federico y Guadalupe, y también por mi padre que entroncaba con él por el apellido Comesaña”. Añade la hija Begoña: “Guadalupe, hermana de mi abuelo, era ‘Señorita de compañía’. Hoy no suena bien pero antes se llamaba así la ‘institutriz’, mujer que tenía a su cargo la esmerada educación o formación de los niños”.
También interrogo a la entrevistada sobre los comentarios que escuchó en su infancia, en la casa paterna, sobre el P. Salvado. Ante mi insistencia obtengo esta vaga respuesta: “Me decían que había un pariente lejano que fuera a las Indias y había traído el eucalipto del atrio de la capilla ‘do Anxo’”.
A mi pregunta sobre si alguna vez alguien acudió a pedirles información por ser familiares del P. Salvado. Se anticipa Begoña para comentarme que, hace unos cuatro años, de la Televisión de Galicia (TVG) se presentaron en la “Droguería Solla”, que ella regentaba en la calle Augusto González Besada, y le preguntaron si tenía un antepasado famoso. Les dijo que sí: “el P. Salvado”. Lo que significó que la descartaran para el programa “A miña famosa familia”. Continúa la hija de Pilar: “Entonces me preguntaron si conocía algún familiar mío que no lo supiese”. Begoña los remitió a Carlos Comesaña, su primo, que había regresado de Alemana y vivía “no Anxo junto al eucalipto del P. Salvado, cuyas hojas caen en su finca”, afirma Begoña, y prosigue: “Los de la TVG llevaron a Carlos a la catedral y a otros lugares relacionados con el P. Salvado, como la estatua de la plaza de la Inmaculada, etc., para darle pistas, pero Carlos no pescaba ni una”.
Reclamaron a una persona mayor de la familia que pudiera saber más. Entonces la historiadora Merchi Vázquez Bartomeu, colaboradora de la productora del programa, que era la que iniciara los contactos con Begoña, llevó a los de la TVG a Curuxeira nº. 8, para que le hicieran la entrevista a Pilar, quien además de informales del obispo Salvado, les habló de sus padres, de sus tíos y de las tías misioneras Pilar y Ana, esta misionera en el Congo Belga.
Sor Ana Comesaña Bugarín, tía de Pilar. Misionera en el Congo.

Sor Ana Comesaña Bugarín, tía de Pilar. Misionera en el Congo.


Las dos religiosas pertenecían a la congregación de las “Franciscanas Misioneras de María”; en Tui tenían el convento en el edificio actual del “Museo Histórico Diocesano” y era conocido como “convento de Las Monjas Blancas”, o simplemente “Blanquitas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: