VENERACIÓN Y DESAGRAVIO

Historia triste de una imagen

 El Corazón amantísimo de Cristo es destronado en las casas, por los descendientes de aquellos que se acogieron a su protección. Relato de un suceso desagradable del que es protagonista una imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

Imagen restaurada y colocada en ubicación definitiva

El sábado 3 de diciembre de 2011 recibí la visita, en la iglesia parroquial, de D. Juan José Rendón Martínez, vecino de San Bartolomé y policía local de Salceda de Caselas, quien me preguntó si me interesaba una imagen de un santo, que había sido abandonada al lado de un contenedor de la basura de la calle Dr. Zunzunegui (Salceda de Caselas). Me mostró una foto de la efigie y me dio las medidas (85 cm con trono y peana;40 cm solo la imagen). Ante mi interés por conocer lo ocurrido, Juanjo (así le llaman familiarmente) me contó lo que sigue. El 21 de octubre de 2011, una chica que trabaja en una guardería infantil, cuando llevaba unos niños al colegio vio la talla del Sagrado Corazón de Jesús tirada junto al contenedor, la recogió y al llegar al colegio se dirigió al policía que estaba allí de servicio, D. Juan José, y le dijo: “Mira, te voy a enseñar una cosa que encontré al lado del contenedor. Me dio pena y la recogí”. Prosigue Juanjo: “A continuación abrió el maletero del coche y me enseñó la imagen. La trasladé a las oficinas de la policía y se hicieron las gestiones correspondientes por si había sido sustraída de alguna iglesia. Se avisó al párroco de Santa María de Salceda, D. Jesús Ángel Alonso Zarza (compañero de Juanjo durante los estudios en Instituto de Tui). Como D. Jesús se hallaba en Vigo, envió a otro sacerdote que manifestó que le parecía una imagen más bien domiciliaria, pero que le gustaría conservarla personalmente si nadie la reclamaba”.

Imagen antes de la restauración

“Al cabo de un mes -continúa Juanjo-, llamó a Zarza (así le llamaban de estudiante) para comunicarle que, hechas las gestiones pertinentes, nadie había reclamado la imagen. Entonces, pasados unos días, como sabía que usted (se refiere al párroco de San Bartolomé, D. Avelino Bouzón Gallego) valora las cosas antiguas, determiné poner lo ocurrido en su conocimiento”. En efecto, el 6 de diciembre, día de la Constitución Española, me trajo dicha imagen del Sagrado Corazón de Jesús sedente y entronizado, con su peana. Comprobé que era de escayola, con el respaldo del trono de madera, procedente de la artesanía religiosa de Olot (Gerona), aunque no tiene el contraste. Algunos dedos de la mano derecha estaban rotos y tenía algunos desperfectos en la nariz y en los pináculos del trono. Determinamos su restauración. Juanjo manifestó insistentemente el deseo de que se expusiese en la iglesia parroquial.

El 31 de enero de 2012 la restauradora entregó la imagen magníficamente recuperada, con su peana. Llamé a Juanjo y a su esposa María del Carmen para que la vieran colocada ya en la iglesia; les pareció tan espléndida que me indicaron que se la enseñarán a su hija Andrea cuando venga de Jaén, donde cursa el último año de Derecho. Provisionalmente, la efigie majestuosa del Sagrado Corazón de Jesús se puso en un lugar distinguido de la iglesia (en el pilar derecho del arco de triunfo) para reflexionar reverentemente sobre el reinado universal de Cristo, “el reino de la verdad y la vida, el reino de la  santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz” (Prefacio de la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo). Al mismo tiempo, le manifestaremos a nuestro Rey una fe vibrante y un amor ardiente para desagraviar los desprecios de nuestros corazones y la ingratitud de toda la humanidad. En la página anterior figura el informe de la recuperación, escrito por la restauradora Mavi que dirige la empresa ARA juntamente con Celia. ESTADO DE CONSERVACIÓN Se trata de una imagen realizada en escayola que representa a Jesús en su advocación de Sagrado Corazón, sentado en trono real. Presentaba un estado de abandono total, con importante depósito de suciedad (polvo, tierra, telarañas, restos biológicos) que ocultaba totalmente los colores de la obra y alteraba su aspecto originario. Además, presentaba pérdida de dos falanges de la mano derecha, con la que está bendiciendo. El respaldo del trono estaba bastante desprendido, corriendo el riesgo de caerse. El estado de la peana era similar. El dorado estaba oscurecido por una importante capa de suciedad superficial y por barnices oxidados.

PROCESO DE RESTAURACIÓN 1. Limpieza de todo el conjunto escultórico con hisopos de algodón y jabones neutros, eliminando la suciedad superficial y recuperando la intensidad de los colores. 2. Sujeción del respaldo del trono con dos tornillos y adhesivo especial para escayola. 3. Reposición de los dos dedos con pasta y posterior tallado. 4. Reintegración cromática de pérdidas en la película pictórica. 5. Barnizado total con barniz fino y ceras, como protección final. 6. Colocación en la pared de la iglesia. Queda pendiente conseguir una corona dorada de dimensiones apropiadas, ya que no se conserva la original. También se repondrá la cruz sobre la bola del mundo.

Estado final

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: