SAN BARTOLOMÉ APÓSTOL

Semblanza sacada del «Flos Sancatorum»

De los apuntes de Francisco Ávila y la Cueva (+1859), famoso historiador de la diócesis y de la  ciudad de Tui, copio el resumen de la Vida de San Bartolomé que él, a su vez, recopiló del “Flos Sanctorum o Libro de las vidas de los Santos” (cfr. Pedro de Ribadeneyra, S.J., 1675).

Dibujo de Martín Rodríguez Álvarez, 1953

Crucero e iglesia de San Bartolomé

            En la provincia de Galilea nació San Bartolomé; ha sido de oficio pescador, como muchos de otros apóstoles, de donde le sacó el Salvador para su discípulo; aunque se ignora en qué tiempo.

            Cuando aquellos [los apóstoles] dividieron entre sí las provincias del mundo para predicar en ellas el Santo Evangelio, le cupo a San Bartolomé la Licaonia, que es parte de Capadocio, provincia de la Asia [Menor], donde redujo a muchos a la fee [sic] de Jesu-Christo; de allí pasó a la India Citerior, después entró en la Armenia mayor, y aquí fue coronado con el martirio, aunque de la manera que murió varían mucho los autores: algunos aseguran ha sido crucificado con la cabeza abajo; otros que fe desollado, y esta es la opinión más seguida, y varios añaden que después de desollado le cortaron la cabeza.

            En una ciudad de Armenia derribó un ídolo llamado Astarot en el que habitaba un espíritu maligno, y a vista de todo el pueblo lo hizo salir visiblemente, con lo que se desengañaron muchísimos y se redujeron a la verdadera creencia; fueron grandes los progresos que hizo en toda aquella tierra con su predicación, confirmándola con grandes milagros: ya sanando enfermos, ya lanzando demonios, y sacando del cautiverio de Satanás aquellas pobres almas, ya obrando otros prodigios.

            Por fin, el enemigo común, que no podía sufrir los progresos y frutos que hacía el Santo Apóstol, conjuró contra él los sacerdotes de los ídolos, y consiguió quitarle la vida en la forma que ya dijimos.

            Los fieles tomaron su santo cuerpo y le enterraron con gran solemnidad; andando el tiempo, viendo los gentiles, que de todas partes concurrían cristianos a reverenciar sus santas reliquias, tomaron su cuerpo en una arca de plomo y le echaron a la mar con el fin de que desapareciese su memoria de sobre la tierra, más el Señor guió este precioso tesoro, y aportó a la isla de Lípari, cerca de Sicilia, donde por divina revelación fue recibido de los cristianos, y allí se le edificó templo, del que fue después trasladado a Benavento, ciudad del reino de Nápoles, y en tiempo del papa Gregorio V lo llevaron a Roma, año 983, y colocaron en una iglesia que se fundó con su advocación en una isla que hace en la misma ciudad el río Tíber, en donde se venera hoy en día, y es muy frecuentado de los fieles, especialmente el día de su festividad, y los ocho siguientes.

            Celébrase su fiesta en Roma a 25 de agosto y en la iglesia universal a 24 de dicho mes. Su martirio fue el 24 de agosto aunque el año no lo señalan en el “Flos Sanctorum”, de donde he sacado este compendio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: