SAN BARTOLOMÉ APÓSTOL

Semblanza sacada del “Flos Sancatorum”

De los apuntes de Francisco Ávila y la Cueva (+1859), famoso historiador de la diócesis y de la  ciudad de Tui, copio el resumen de la Vida de San Bartolomé que él, a su vez, recopiló del “Flos Sanctorum o Libro de las vidas de los Santos” (cfr. Pedro de Ribadeneyra, S.J., 1675).

Dibujo de Martín Rodríguez Álvarez, 1953

Crucero e iglesia de San Bartolomé

            En la provincia de Galilea nació San Bartolomé; ha sido de oficio pescador, como muchos de otros apóstoles, de donde le sacó el Salvador para su discípulo; aunque se ignora en qué tiempo.

            Cuando aquellos [los apóstoles] dividieron entre sí las provincias del mundo para predicar en ellas el Santo Evangelio, le cupo a San Bartolomé la Licaonia, que es parte de Capadocio, provincia de la Asia [Menor], donde redujo a muchos a la fee [sic] de Jesu-Christo; de allí pasó a la India Citerior, después entró en la Armenia mayor, y aquí fue coronado con el martirio, aunque de la manera que murió varían mucho los autores: algunos aseguran ha sido crucificado con la cabeza abajo; otros que fe desollado, y esta es la opinión más seguida, y varios añaden que después de desollado le cortaron la cabeza.

            En una ciudad de Armenia derribó un ídolo llamado Astarot en el que habitaba un espíritu maligno, y a vista de todo el pueblo lo hizo salir visiblemente, con lo que se desengañaron muchísimos y se redujeron a la verdadera creencia; fueron grandes los progresos que hizo en toda aquella tierra con su predicación, confirmándola con grandes milagros: ya sanando enfermos, ya lanzando demonios, y sacando del cautiverio de Satanás aquellas pobres almas, ya obrando otros prodigios.

            Por fin, el enemigo común, que no podía sufrir los progresos y frutos que hacía el Santo Apóstol, conjuró contra él los sacerdotes de los ídolos, y consiguió quitarle la vida en la forma que ya dijimos.

            Los fieles tomaron su santo cuerpo y le enterraron con gran solemnidad; andando el tiempo, viendo los gentiles, que de todas partes concurrían cristianos a reverenciar sus santas reliquias, tomaron su cuerpo en una arca de plomo y le echaron a la mar con el fin de que desapareciese su memoria de sobre la tierra, más el Señor guió este precioso tesoro, y aportó a la isla de Lípari, cerca de Sicilia, donde por divina revelación fue recibido de los cristianos, y allí se le edificó templo, del que fue después trasladado a Benavento, ciudad del reino de Nápoles, y en tiempo del papa Gregorio V lo llevaron a Roma, año 983, y colocaron en una iglesia que se fundó con su advocación en una isla que hace en la misma ciudad el río Tíber, en donde se venera hoy en día, y es muy frecuentado de los fieles, especialmente el día de su festividad, y los ocho siguientes.

            Celébrase su fiesta en Roma a 25 de agosto y en la iglesia universal a 24 de dicho mes. Su martirio fue el 24 de agosto aunque el año no lo señalan en el “Flos Sanctorum”, de donde he sacado este compendio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: