Ante la Jornada Mundial de la Juventud

YO ACOJO… ¿Y TÚ?

Tengo que confesar que cuando veo a los jóvenes en la iglesia, no puedo remediarlo, me distraigo, y mi alma se llena de alegría. Les miro y mi mirada se queda como perdida, me cuesta dejar de mirarlos y pienso que me gustaría verlos con mucha más frecuencia. Son savia nueva y la Iglesia los necesita para que con valentía y alegría vayan diciendo, con su vida, que ser católico es una manera de asegurarse un poquito de felicidad en esta vida que bien merece la pena el esfuerzo para conseguirla.

Este año, en el mes de agosto, en Madrid, se celebrará la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y en muchas iglesias hay carteles que lo anuncian diciendo “Yo acojo… ¿y tú?”. ¡Cómo no vamos a acoger a los jóvenes! Muchos no podremos acogerlos en nuestras casas pero en el corazón…sí. Hagámoslo desde ahora. Podemos vivir un mes de mayo muy bonito ofreciendo a la Virgen todas las cabezas y los corazones de los jóvenes que vivirán esas jornadas en Madrid. Los acogeremos cada día con nuestra oración y con nuestro trabajo ofrecido por ellos.

Tengo la experiencia personal de que, a veces, me gusta una idea pero como no concrete la forma de realizarla, no la llevo a la práctica. ¿Qué flores vamos a ofrecer a la Virgen en este mes? Depende un poco de nuestro amor y de nuestra generosidad. Sabemos que lo que más desea y nos pide es que recemos el Rosario. Cada avemaría por un joven. Si no tenemos costumbre de rezarlo, podemos empezar por un misterio, por ejemplo el quinto de los gloriosos, que es la Coronación de Nuestra Señora ¡Qué corona tan bonita prepararla con el amor de todos los jóvenes! Después de un misterio, dos tres… No solamente los acogeremos con la oración también con nuestro trabajo, pues si se lo ofrecemos a Dios se convierte en oración. Se me ocurre uno entre los muchísimos trabajos que realizamos y que, sobre todo en el verano, tenemos que hacer si queremos tener flores y frutos: regar. ¡Es tan necesaria el agua y a la vez tan evangélica! No dejemos pasar la idea, si es que nos gusta.

La Virgen es la Madre y la Reina de la Juventud. Se alegrará de que en este mes de mayo, y el tiempo que queda hasta que tenga lugar el encuentro del Papa con los jóvenes, nosotros ya los hayamos acogido en nuestro corazón. Así le demostramos nuestro cariño.

Isabel Javier Terrón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: