Exaltación de la Santa Cruz

El 14 de septiembre se celebra la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, con la que se honra   el madero en el que murió N. S.  Jesucristo

Es una costumbre inmemorial, muy arraigada en Galicia y en Portugal, el adornar los cruceiros con flores el día 3 de mayo, fiesta de la Invención de la Santa Cruz.

Según la secular tradición cristiana, Santa Elena peregrinó a Tierra Santa para conocer los lugares en los que se había desarrollado la existencia terrena del Salvador del mundo a quien su hijo Constantino invocó antes de enfrentarse a su rival Majencio en la batalla del puente Milvio (312) para proclamarse emperador de Roma.

Conducida por un judío anciano, llamado Ciríaco, llegó al sitio del Gólgota, en el monte Calvario, y al poco tiempo de excavar en tierra, el 3 de mayo del año 320, aparecieron tres cruces; para saber cuál de ellas era la de Jesús, realizó la prueba de tocar con las tres el cuerpo de una enferma incurable, sólo cuando le tocó ”la verdadera cruz”, desapareció inmediatamente la enfermedad.

La historia y la leyenda de ambas fiestas en honor de la Cruz del Redentor se entrecruzan ofreciendo una interesante explicación.

A principios del siglo VII los persas saquearon Jerusalén y se apoderaron de la preciosa reliquia; años más tarde, en 628, el emperador bizantino, Heraclio, vence a los persas y recupera la “vera Crux”.

Una piadosa tradición cuenta que el emperador, vestido con las insignias de la realeza, quiso llevar personalmente el santo madero hasta su primitivo lugar en el Calvario, pero su peso fue haciéndose más y más insoportable. Zacarías, el obispo de Jerusalén, le hizo ver que para llevar a cuestas la Santa Cruz debería despojarse de las insignias imperiales e imitar la pobreza y la humildad de Cristo, que se había abrazado a ella completamente desprendido de todo. Heraclio vistió entonces unas humildes ropas de peregrino y, descalzo, pudo llevar la Santa Cruz hasta el Gólgota.

Las dos conmemoraciones tradicionales, la Invención de la Santa Cruz, que la Iglesia festejaba el 3 de mayo, y la de su Exaltación, del 14 de septiembre, después de la reforma litúrgica de 1969, han quedado reducidas y unificadas en la solemne celebración del noveno mes del año.

Sin embargo, en tierras galaicas y muy particularmente en la zona baixomiñota, sigue siendo más común la fiesta suprimida del 3 de mayo (“A Cruz de Maio”), quizás porque permite una continuidad con las evocaciones ancestrales “dos maios”, celebración de origen pagano que rememoraba el comienzo del ciclo anual coincidiendo con la entrada de la primavera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: