Ante un nuevo curso

Empieza el mes de septiembre, los niños comienzan un curso nuevo. Ante él tienen sensaciones distintas: unos están deseando empezar, otros no. Unos sienten alegría, pues estarán con el “profe” y los compañeros a los que ya conocen; otros sienten un poco de miedo, intranquilidad…, pues todo será nuevo para ellos.

Llegan los días de preparar todo: mochilas, libros, etc. ¡Qué maravilloso es el mundo que rodea a los niños! Bueno… Debería  ser. ¡Cuántos pensamientos “roban” a los padres esos días!

Este curso puede ser un curso diferente para todas las personas implicadas en la formación de los niños: padres, abuelos, personas que los atienden… También para los profesores y para los que vemos en la niñez la esperanza del mañana. Curso nuevo, ilusión nueva.

El papa Juan Pablo II lo ponía todo en manos de la Virgen con una consagración muy corta de palabras, pero completa:”Soy todo tuyo y todas mis cosas tuyas son. Se tú mi guía en todo”. ¿Verdad que dicha despacio y pensando lo que significa nos llega también al corazón?
Pedir a la Virgen ayuda al comenzar el curso es lo mejor que podemos hacer. Muchas veces hablamos mucho de nuestros hijos, pero a la Virgen quizás le hablemos poco de ellos y es que no recordamos que Santa María es la Madre del Buen Consejo y si le pedimos ayuda nunca nos fallará.

Este mes es un mes un poco especial, pues está lleno de fiestas de la Virgen. El día seis, la Virgen de Guadalupe. ¡Cómo la honran los extremeños! El ocho, la Natividad de la Virgen, un buen día para pedirle a sus padres, San Joaquín y Santa Ana, que también nos ayuden. El doce, un día que suele pasar desapercibido, es el día del Dulce Nombre de María; el quince, la Virgen de los Dolores y el día veinticuatro, la Merced. No podemos olvidar que en estas jornadas, en otros muchos lugares, la honran con distintas advocaciones.

No sé si os ha gustado la idea de que este curso sea un curso diferente porque vamos a contar con la ayuda de la que con su humildad nos ha acercado al que todo lo puede. Si es así es bueno concretar lo que vamos a hacer durante todo el curso cada uno de los días. Lo tenemos muy claro, rezar todos los días aunque sólo sea un “Reina de los niños, ruega por ellos”. ¿No es la Reina de las familias? Pues también es la de los niños.

No quisiera terminar sin recordar que Ella es la mejor maestra y le encantará también que pidamos por los maestros, para que sepan educar a los niños en una época en la que lo tienen muy difícil. Con toda seguridad, la Virgen nos escuchará.

ISABEL JAVIER

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: